I Humboldt-Kolleg

 


Una estrategia universitaria: La necesidad de una reforma universitaria europea

(Universidad de Alcalá, Alcalá de Henares, 8 de febrero de 2002)

 

 

 

      

      La realidad europea actual supera todo tipo de expectativas, especulaciones y serias dudas sobre la viabilidad de un proyecto europeo capaz de integrar e invitar a compartir una comunidad europea inconcebible hace muy pocos años.

 

      Europa es una realidad viva y el proyecto de una Europa creciente y dinámica incorpora esa realidad. El escepticismo, la duda, la consideración de la “Europa imposible”, ha sido superada con creces por una gran realidad: se avanza seriamente en acercar a las personas, a las instituciones y a las organizaciones en torno a un proyecto compartido generosamente. Es una gran realidad histórica.

 

      Sin el proyecto Europa no seríamos hoy capaces los europeos de acometer conjuntamente los problemas complejos, de toda índole, que se han ido resolviendo. Miremos solamente dos o tres años atrás. Lo imposible se convierte en realidad, el escepticismo se sustituye por el realismo, la lejanía se sustituye por la cercanía humana. Se han realizado avances nunca soñados. Esta es la realidad y el gran momento histórico de nuestra Sociedad.

Sin el entronque de nuestra Sociedad y de nuestra economía en el ensamblado del proyecto europeo la evolución española hubiera sido imposible. El compartir, por un lado, y la confianza de la Sociedad española en el proyecto Europa, por el otro,  constituyen, sin duda, la clave de nuestra propia realidad difícilmente soñada.

 

      La dinámica del cambio, de la transformación de los procesos políticos, económicos, sociales y educativos se acelera por momentos. El entorno mundial y el propio proceso de acercamiento entre los europeos son los motores dinamizadores del cambio.

 

      Europa se encuentra en un proceso de transformación, o de reformas, en el lenguaje técnico, que afecta al ámbito laboral, al fiscal y al educativo.

 

      La exigencia que se perfila en las últimas semanas como prioritaria es el sistema educativo, con una clara prioridad en el ámbito de la europeización, tanto de la enseñanza como de la investigación universitaria.

 

      Y ello como consecuencia del creciente rol del conocimiento en el desarrollo de las personas y de las organizaciones. El futuro del proyecto europeo descansa hoy más que nunca en el gran impulso del conocimiento y a su impacto en la innovación. Innovar es transformar procesos económicos, sociales y educativos, productos y servicios, comportamiento y actitudes. Sin conocimientos y sin organizaciones capaces de trasladar el conocimiento a la realidad investigadora, docente, económica y social no es posible alcanzar el rol que debe jugar el contexto del “proyecto europeo” en el entorno mundial.

 

      El conocimiento y la innovación son claves que exigen organizaciones capaces de compartir estos valores para lograr una eficiente y satisfactoria transformación de Europa.

Sin conocimiento compartido, sin innovación integradora del conocimiento, no hay futuro. Europa posee conocimiento, posee instituciones, universidades, empresas y centros de investigación, posee los recursos y las personas, pero no logra compartir ni los recursos ni los conocimientos.

 

      Toda la Europa de las universidades ha entrado en los últimos tiempos en una dinámica de cambio. Pero en esta aproximación europea los planteamientos universitarios, las “reformas universitarias” siguen concibiéndose dentro de las “culturas nacionales”; no se ha dado el paso al diseño europeo del proyecto universitario. Este salto cualitativo y organizativo que permita compartir el conocimiento para lograr una fructífera innovación europea es nuestra clave de futuro, tanto para nuestra sociedad como para cada uno de sus ciudadanos.

 

      La Fundación Alexander von Humboldt, a través de nuestra Asociación Española, inicia la andadura del diálogo compartido sobre el tema básico del momento actual europeo en el ámbito del futuro universitario en Europa. Esta aproximación entre los universitarios para compartir conocimientos consiste en acercar a los universitarios, a los científicos y a los docentes, a la realidad social, técnica y económica, a innovar, a buscar nuestra satisfacción en la aportación a nuestra sociedad y a nuestras instituciones universitarias.

 

      El conocimiento, diverso, disperso y con un ciclo de vida cada vez más corto, descansa en la persona. El desarrollo del conocimiento está vinculado al desarrollo de la persona, por lo que la organización debe orientarse a las personas y a su contribución al  conocimiento. La universidad deberá ser una organización de organizaciones en función del perfil que vaya decantando cada universidad y la visión que asuman sus personas del futuro.

 

      Esta es una magnífica oportunidad para reflexionar, desde la heterogeneidad de las procedencias culturales e históricas, sobre la situación actual, y cuáles son las claves básicas del futuro desarrollo del conocimiento, de las personas involucradas y de los nuevos diseños organizativos.

 

      Los ponentes fueron  Prof. Erichsen, Prof. van Tujil, Prof. Poggi, l Prof. Alvira y   Prof. Maloy D. Eduardo Montes, Presidente del Grupo Siemens.

 

 

Programa

 

Publicación